SINDICATOS CIVILES, DERECHOS Y DEBERES

0
254

Hoy estamos difundiendo formas familiares cada vez más distantes de la ideología tradicional, tal vez bajo la influencia de un cambio social profundo, quizás por libre elección, sin duda porque estamos viviendo un período caracterizado por un proceso migratorio continuo que conduce inevitablemente a encuentro de diferentes culturas. La evolución del concepto de familia se basa, por lo tanto, en la transformación de una sociedad, los cambios en las costumbres, los valores y la organización de las relaciones sociales.Hoy, en el tercer milenio, sería más apropiado hablar de familias, aceptando una perspectiva pluralista que también tome en cuenta las uniones civiles entre personas del mismo sexo, que han tenido su reconocimiento legal con la ley 20 de mayo de 2016 n. 76, la llamada ley Cirinnà. Si en el pasado prevaleció una familia “tradicional”, basada en la indisolubilidad del matrimonio, en una división precisa de roles entre los cónyuges y en la centralidad de los hijos, en los últimos 30 años el número de matrimonios celebrados ha disminuido considerablemente. el número de separaciones y divorcios se ha incrementado dramáticamente, así como el número de uniones de hecho y niños nacidos fuera del matrimonio.La situación social de hoy es, por lo tanto, bastante diferente de la regulada por el legislador en 1975. La ley n. 151/1975, fotografió un modelo de familia diferente, y por esta razón hoy, en numerosos puntos, parece ser anacrónico.
R. C.

La familia y los vínculos emocionales. La legislación italiana entre evolución y anacronismo

En los últimos años, siempre ha existido un tipo de familia que no está vinculada por el vínculo matrimonial, sino que se organiza según el modelo tradicional, dentro del cual se encuentran los mismos principios de estabilidad y solidaridad en la familia c.d. legítimo. El proceso de liberalización de la esfera sexual ha hecho que el vínculo institucional sea menos necesario; la evolución de la sociedad, los cambios en las costumbres, los valores y la organización de las relaciones sociales han llevado al Legislador a incorporar las solicitudes de quienes pretenden que se reconozca su vínculo sentimental, también desde el punto de vista legal. En este contexto, la reciente ley sobre uniones civiles, que lleva el nombre de su ponente, la senadora demócrata Mónica Cirinnà, es un primer paso importante hacia la ecuación de todas las formas de amor, ya que prevé la posibilidad de contratar una unión civil que garantiza a las parejas iguales derechos y deberes similares a los de las parejas casadas. Dentro de este fenómeno evolutivo, sin embargo, algunos aspectos de nuestra ley familiar, que se remontan a los años 70, resultan ser anacrónicos. Tratamos este tema con el notario Matteo Fasano, propietario del prestigioso notario público homónimo de Salerno.

Notario Fasano, ¿qué aspectos de nuestra ley familiar ya no están en sintonía con los tiempos?
“La regulación de las relaciones de sucesor familiar, a la luz de la evolución del concepto de familia, resulta anacrónica, tanto en lo que respecta a la obligación de asignar una parte sustancial del patrimonio” de cuius “a sus parientes más cercanos, hijos y cónyuge, ambos en relación con la prohibición de sucesores, de conformidad con el art. 458 del Código Civil, para lo cual no hay ninguna convención con la que alguien tenga su propia sucesión. En la práctica, el Legislador quería limitar el modo de la vocación hereditaria al de la voluntad y la legitimidad, excluyendo la fuente convencional “.
¿Puede darnos algunos ejemplos para que su consideración sea más clara?
“Hoy un padre debe necesariamente dejar una parte de su patrimonio a cada hijo y su cónyuge, incluso si el niño demuestra ser insensible a las necesidades del padre, descuida ayudarlo, hacerle perder la menor forma de afecto y probarse a sí mismo totalmente hostil hacia él; lo mismo se aplica al cónyuge. Probablemente la atribución no automática de los derechos a este último produciría una mejora en la relación emocional. Además, con la actual ley de sucesión, nadie puede renunciar a la herencia durante la vida del “de cuius”, ya que está expresamente prohibido por el artículo 458 del código civil. Esta situación crea innumerables casos de dificultades. La hipótesis típica es el obstruccionismo que los niños le hacen al padre si este último, ya divorciado del otro padre, intenta volver a casarse, por la oposición a aceptar que un extraño participa en el patrimonio familiar. En estos casos, si fuera posible limitar el aspecto económico, por ejemplo, solo al sobreviviente de pensión, permitiendo que el nuevo cónyuge renunciara al resto de la herencia, seguramente se mantendría la paz familiar y, sobre todo, el verdadero sentimiento triunfaría “.

 

Volviendo a las uniones civiles, ¿es necesario redactar un testamento para reconocer los derechos de los sucesores de su pareja?
“Absolutamente sí. A diferencia del matrimonio, donde no se redacta un testamento es la ley que rige la devolución de la herencia, que prevé los derechos específicos del sucesor a favor del cónyuge del fallecido, en el caso de las uniones civiles la voluntad es la única herramienta disponible para el cohabitante para poder asignar los derechos de sucesores a su compañero. En ausencia de un testamento, el cohabitante no podrá reclamar ningún derecho sobre los bienes caídos en sucesión, que serán donados a los familiares del fallecido hasta el sexto grado. Y esto es extremadamente injusto teniendo en cuenta la evolución del concepto de familia “.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here